Blogia
MaRioSe.Compartiendo Sueños.

DICCIONARIOS DE SUEÑOS

Soñar con ratas y ratones.

Soñar con ratas y ratones.


Los animales en los sueños representan nuestros instintos y nos vemos representados en ellos, según nuestras circunstancias, lo que nos acontece...

Soñar con ratas o ratones pueden poner en relieve cualquier tipo de obsesión. Representan las preocupaciones que no nos dejan tranquilos, como roedores inquietos, pero que quizás no tengan mayor relevancia. Los ratones que nos usurpan nuestras comidas, que se meten en todas partes sin invitarlos, personalizan el sentimiento de que algunas personas, niños, invitados, preocupaciones, nos quieren arrebatar algo que nos atañe.

No será igual de interpretar el sueño de una rata grande, que de pequeños ratones sin importancia. Sentir que somos nosotros esa rata de alcantarilla, sucia, ruin o alguien cercano a nosotros. Si en el sueño nos mostramos agresivos, sin miedo, defendiendo lo nuestro se podrá traducir en que dominamos la situación que nos preocupa o llevamos entre manos. La rata representa lo enfermizo, lo actuado de mala fe, lo repulsivo, lo desagradable, lo desleal.

Soñar con ratones nos viene a decir que estamos preocupados más de la cuenta, por algo que apenas tiene importancia o no la que nosotros le damos. Nuestra timidez, nuestro miedo ante algún problema.

Si soñamos que el ratón o ratones han caído en una trampa, alude a que tememos que nos critiquen por algunas de nuestras acciones.

Si soñamos que los ratones se alimentan ávidamente de nuestra despensa nos sugiere que quizás haya otras personas que se estén aprovechando de nuestras buenas intenciones, de la confianza que hemos depositado en ellas, de nuestra buena fe.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

PINTANDO MIS SUEÑOS.

PINTANDO MIS SUEÑOS.



Desperté bien temprano. Sabía que me esperaba un día duro. Tenía una cita con los pintores y esa cita significaría que no dejaría de meter mis manos en agua. Pero hoy está Jota, será diferente, eso espero. Quería comenzar la mañana bien. Abrí el grifo de la ducha y me sumergí, sin encender el termo. Caía fresca, pero era agradable para mi piel que lo agradecía.

Mientras me enjabonaba recordaba la noche anterior. Todavía olía a él, qué bien nos lo pasamos cuando hay complicidad, cuando los juegos hacen que las fantasías parezcan reales. Salí desnuda a la habitación y mientras me extendía un poco de crema hidratante sutilmente por mi cuerpo, lo contemplé desnudo mientras dormía y su respiración me dio paz. Salí sigilosamente, ya vestida con unos leves pantaloncillos cortos y una de mis camisetas preferidas, (de color verde-caqui camuflaje) la de combate, como él me dice.

Lista para la guerra. Puse el café y cuando ya estaban las tostadas listas, me llevé el desayuno a la mesa de terraza.

Eran algo más de las 7 y media. Doloroso número , para unos ojos que descansaron brevemente unas pocas horas que se podían contar con una mano, pero vendrían pronto así que hasta entonces disfrutaríamos del desayuno tranquilamente. Daba gusto quedarse allí sentado, el fresco de la mañana era un bálsamo para mis ojos.

Fui a llamarlo de forma suave, con breves besos por su piel, pero él me miró como si no me reconociera, como si en su cerebro tuviera que poner las cosas en orden, una vez arrancado de su sueño.

- Un café con tostadas si me cuentas qué soñabas.


- ¿Yo? Ya, no me acuerdo.


- Sí, seguro que todavía puedes cazarlo antes que escape como un  ratón.


- Soñaba con ratones ¿Cómo lo sabes?


- ¡ Ja ja ja ¡ Anda que se nos enfrían las tostadas.

Luego el día con sus pinturas y sus colores, se llevó los sueños, se llevó el color.

Soñar con demonios

Soñar con demonios

No es habitual soñar con "El Maligno" o El Diablo, directamente, pero si y sobre todo en nuestra niñez, con sus sucedáneos, formas menores, demonios de lo más variopintos que aterran nuestra vigilia. El recuerdo de esto s sueños son tan impactantes, que hay personas que preferirían no soñar o no recordar estos sueños.

Los demonios representan nuestros miedos, nuestra inmadurez, nuestra mala conciencia ante alguna acción, comentario, como si el demonio viniera a castigarnos a darnos nuestro merecido.

Dependerá de nuestras creencias religiosas, por supuesto. De que si creemos o no, aunque siempre hay un bien y un mal y este segundo está representado aquí muy bien.

El significado puede variar si el diablo estaba dentro de uno mismo o éramos perseguidos por estos.

Nos puede avisar que estamos actuando, encaminándonos, por el mal camino, será muy importante la actitud que adoptemos ante él o ellos, la culpa que tengamos o las ganas de venganza.

Si llegamos a entender de qué tenemos miedo, podremos enfrentarnos de alguna manera a este y estaremos dando una gran avance para que desaparezca estas pesadillas y a la vez en nuestras vidas.

Nos hace regresar en cierta medida a nuestra etapa de la infancia, pero al regresar a ella, quizás conlleve arrastrar también nuestros miedos o demonios no resueltos.

Dependerá mucho de nuestras ideas y enseñanzas religiosas. Como estén arraigadas en nuestra mente. La iglesia en cierta medida (no entraré mucho en este tema) ha manipulado la imagen del mal, del diablo… en la que gran parte de las satisfacciones del ser humano eran consideradas como pensamientos y hechos impuros, por lo que veía negativo el disfrute del sexo, si este no era para el único fin a su parecer la procreación y dentro del matrimonio. Por lo que muchos de estos sueños, tenemos que buscarle también su significado sexual. En la antigüedad la fecundidad, el sexo estaba personificado por la imagen de un macho cabrio. El cristianismo le adjudicó este perfil al la figura del diablo

Terrores nocturnos desde la infancia, miedo a la oscuridad, a lo desconocido, desaparecerán si objetivamente aceptamos que la noche sólo sigue al día, que lo que nuestros ojos no perciben no tienen porqué asustarnos ni atormentarnos, asignaturas que no aprobamos en nuestra infancia o si esta ha sido estricta respecto a los temas religiosos.

María José Díaz.-

(Entrada dedicada a Lua y su blog gótico)

Ropas y desnudez en sueños.

Ropas y desnudez en sueños.

Representa nuestro carácter verdadero, frente a los demás. Si somos los únicos que estamos desnudos, (nos sentimos desnudos ante ellos, desprotegidos) nos puede revelar que estamos en desventaja, pero si lo analizamos de forma más profunda dependiendo de su desenlace, puede significar nuestro deseo de desembarazarse de nuestra máscara y que estamos dispuestos a enfrentarnos a los demás con nuestra verdadera personalidad, pudiendo descubrir con la mirada de los demás hacia nosotros, algo de nosotros mismos que se nos escape.

Soñar que estamos desnudos, es un sueño común, que casi todos habremos tenido alguna vez. No necesariamente tiene que estar relacionado con la sexualidad, aunque pueda tener alguna connotación sexual. Se asocia, más bien con la imagen propia. Del deseo o miedo que nos vean tal como somos.

Como siempre dependerá del desarrollo del sueño y sus distintos detalles. Al estar desnudos, sin adornos, ni accesorios, nos estamos mostrando como realmente somos, con nuestra verdad, sin enmarcarla, sin falsas fachadas. Dependerá de nuestra reacción al vernos sin ropa, si estamos cómodos o por el contrario, sabernos desnudos nos hace sentir mal o ridículos.

Si estamos solos y vamos andando, corriendo desnudos, de forma inocente y natural, quizás busquemos la manera de expresarnos libremente, la renuncia del mundo material, la nostalgia de nuestro pasado, de nuestra inocencia.

Pudiendo estar en comunicación con nuestra sexualidad(como nos decía Freud) pero también puede representar a nuestra inocencia. Dependerá si nos sentimos seguros o no estando desnudos, nuestra seguridad o miedo de nuestra imagen en la sociedad respectivamente.

La acción de desnudarse puede representar la búsqueda de una puerta hacía el deseo de limpieza espiritual, de franqueza con uno mismo o con los demás.

Si contemplamos que es otro el que se desnuda, nos está invitando a descubrir a esa persona más profundamente. Si somos nosotros quien lo desnuda (sin especificar género) nos está diciendo que deberíamos de intentar conocer a esa persona como realmente es.

Cuando vamos vestidos de forma disparatada, o no apropiada, representa las dificultades que creemos que tenemos al ser aceptados por los demás o vernos diferentes al resto, como un síntoma de rebeldía, inadaptación al medio, enfado, o la sensación de sentirnos diferentes o no encajar con ellos.

Será importante para el significado del sueño la ropa que destaque más, el color, o las que nos choque. si nos cambiamos de ropa (pudiendo significar el deseo de cambiar nuestra imagen) Si las ropas se nos ha quedado pequeñas, nuestro crecimiento personal, etc.

Tomando diferentes significados los diferentes accesorios y si son nuevos o no como podrían ser: los bolsos, cinturones, guantes, impermeables, pijamas, paraguas, abrigos, guantes, bañadores, gafas de sol o vista, disfraces, corbatas, zapatos, ropa interior, etc.

La ropa representa los atributos del soñante, (como decía antes) de las máscaras exteriores, siendo muy importante la función de esas ropas en el sueño, para representar nuestro papel que tenemos que adoptar ( o adoptamos) en nuestro entorno. Puede que esconda una intención o necesidad oculta de exhibicionismo.
Al contrario de cuando soñamos que estamos desnudos, la ropa puede actuar como escudo o protección, defensa, para crear lejanía, para que no nos hagan daño. Si nos estamos tapando, representa ese miedo a que los demás vean nuestras imperfecciones o inseguridades. Dependerá de lo que queramos mostrar.

Sueño de agua, cascada, de cataratas...

Sueño  de agua, cascada, de cataratas...

(Por petición de Lirio)

Soñar con una catarata es (sin profundizar mucho más, de la forma más visual) como tener un orgasmo. La necesidad de derramarse en sentimientos. Expresar nuestras emociones más recónditas y a la vez controlándolas.

La cascada representa la liberación de nuestras emociones volviéndonos más extrovertidos, con menos miedo, más seguros de nuestras acciones. Es donde con más fuerza se libera el agua, a más velocidad, como la savia, representa a la vida en si, purificándonos, renovándonos, renaciendo, sintiendo como fluimos, la buena marcha de nuestras relaciones.

Es un sueño positivo, totalmente distinto a soñar con aguas estancadas, con un pantano, quietas. En las que nos avisa, que posiblemente deberíamos de relajarnos o dar más rienda suelta, más libertad a nuestras emociones.

Soñar con el agua (y más si nos vemos reflejados en ella) es una fiel imagen de nuestra salud emocional, de nuestro inconsciente. Por eso debería de importarnos la manera de que nos vemos reflejado en ella.

El agua está relacionada con el bautismo, con el renacimiento, con la limpieza y puede, prepararnos, avisarnos, que estamos entrando en nuevas etapas, renovados o el deseo de cambiar de vida, de hábitos y sentimos que necesitamos un baño, limpiarnos por decirlo así. También hay que tener en cuenta la temperatura del agua, si le prestamos atención a esta al estar muy fría o caliente.

Soñar con el mar está relacionado con el nacimiento, con el útero materno, por lo que puede simbolizar que en el fondo queremos escondernos allí de alguna manera como no enfrentándonos de forma directa a las dificultades que nos acontecen. Es importante si estamos nadando, la manera de hacerlo, si nos sentimos con angustia, en paz, que nos ahogamos (que nos puede comunicar o preguntar si los acontecimientos que estamos viviendo no nos ahogan de alguna forma, al igual que en el sueño de la cascada si estamos nosotros recibiendo esa trompa de agua).

Nos hace sentir libres espiritualmente, nos está empujando con su energía. La nuestra.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

SOÑAR CON TELARAÑAS.

SOÑAR CON TELARAÑAS.

"Con el permiso de Pilar te voy a contar un sueño de ella...
Se ve ella conversando con "X" y sobre su cabeza había unas telarañas blancas y
trataba de enderezarse y se topaba con ellas y ella no quería romperlas, porque
las veía perfectas.Muchas gracias Mary..."


SOÑAR CON TELARAÑAS.

(Por petición de Ivonne para Pilar)

Cuando la tela de araña tiene al animal dentro simboliza que nos están tendiendo una trampa. Abría que pensar en que alguien se quiere aprovechar de nosotros, extorsionándonos, está hilando, tejiendo la tela de araña, en nuestro propio perjuicio.
Simboliza por otro lado el paso del tiempo, el descuido, el abandono…

De una forma más profunda podría simbolizar que estamos en contacto (o la persona que está o tiene la telaraña) dentro de la malla de la vida. La parte espiritual está atrapada por la física, no dejando que entremos en nuestra espiritualidad.

Quizás se trate de un viejo problema que por más que le damos vueltas nos resulta muy difícil decidir el camino a seguir.

La tela de araña se está construyendo, la apartamos para permitir nuestro paso, se nos pega al cuerpo, nos sentimos atrapados en ella o por el contrario no nos molesta, la vemos parte del entorno, etc. Dependerá de los detalles del sueño, de las circunstancias personales del soñador, como en todos y cada uno de los diferentes sueños.

En el sueño que he traído de ejemplo me haría falta saber quién trataba de enderezarse, si a X le resultaba pesada esa tela de araña, qué conversación tenían, qué sensación tiene Pilar de X, al terminar la charla y lo más destacable es que ella no quería estropearlas, porque las veía perfectas. Es como si a ese personaje le pegaran o formaran parte de él, de su carácter esas telarañas, bien por su vejez, bien porque ella sentía que espiritualmente estaba alejado, lo físico no le dejaba ver su interior, como no yendo(o no viendo) más allá del envoltorio y ella respetar y aceptar su otra mirada diferente a la suya.

¿Mi impresión personal? ¿Esa que queda cuando te cuentan el sueño? Pues ... que Pilar ve a "X" con muchas telarañas en su cabeza, en su mente, que lo respeta, pero es su visión. Entiéndase telarañas como "problemas" pegados a lo físico y también a lo espiritual. Ella lo escucha, como amigo, como algo cósmico que está ahí, inmenso y con luz propia, la que todos tenemos y a la vez nos distingue.

SUEÑOS DE RATAS Y RATONES

SUEÑOS DE RATAS Y RATONES

PINTANDO MIS SUEÑOS.

Desperté bien temprano. Sabía que me esperaba un día duro. Tenía una cita con los pintores y esa cita significaría que no dejaría de meter mis manos en agua. Pero hoy está Jota, será diferente, eso espero. Quería comenzar la mañana bien. Abrí el grifo de la ducha y me sumergí, sin encender el termo. Caía fresca, pero era agradable para mi piel que lo agradecía.

Mientras me enjabonaba recordaba la noche anterior. Todavía olía a él, qué bien nos lo pasamos cuando hay complicidad, cuando los juegos hacen que las fantasías parezcan reales. Salí desnuda a la habitación y mientras me extendía un poco de crema hidratante sutilmente por mi cuerpo, lo contemplé desnudo mientras dormía y su respiración me dio paz. Salí sigilosamente, ya vestida con unos leves pantaloncillos cortos y una de mis camisetas preferidas, (de color verde-caqui camuflaje) la de combate, como él me dice. Lista para la guerra .Puse el café y cuando ya estaban las tostadas listas, me llevé el desayuno a la mesa de terraza. Eran algo más de las 7 y media. Doloroso número , para unos ojos que descansaron brevemente unas pocas horas que se podían contar con una mano, pero vendrían pronto así que hasta entonces disfrutaríamos del desayuno tranquilamente. Daba gusto quedarse allí sentado, el fresco de la mañana era un bálsamo para mis ojos.

Fui a llamarlo de forma suave, con breves besos por su piel, pero él me miró como si no me reconociera, como si en su cerebro tuviera que poner las cosas en orden, una vez arrancado de su sueño.

- Un café con tostadas si me cuentas qué soñabas.
- ¿Yo? Ya, no me acuerdo.
- Sí, seguro que todavía puedes cazarlo antes que escape como un ratón.
- Soñaba con ratones ¿Cómo lo sabes?
- ¡ Ja ja ja ¡ Anda que se nos enfrían las tostadas.

Luego el día con sus pinturas y sus colores, se llevó los sueños, se llevó el color.

(Lo traje como ejemplo, éste fue real, aunque no le di casi importancia el haber soñado con ratoncillos. Quizás ya sabía que no debía de dársela. Sólo de vivir el momento y dejarme de preocupaciones que no valían la pena.)


Sueños de ratas y ratones.

Los animales en los sueños representan nuestros instintos y nos vemos representados en ellos, según nuestras circunstancias, lo que nos acontece...

Soñar con ratas o ratones pueden poner en relieve cualquier tipo de obsesión. Representan las preocupaciones que no nos dejan tranquilos, como roedores inquietos, pero que quizás no tengan mayor relevancia. Los ratones que nos usurpan nuestras comidas, que se meten en todas partes sin invitarlos, personalizan el sentimiento de que algunas personas, niños, invitados, preocupaciones, nos quieren arrebatar algo que nos atañe.

No será igual de interpretar el sueño de una rata grande, que de pequeños ratones sin importancia. Sentir que somos nosotros esa rata de alcantarilla, sucia, ruin o alguien cercano a nosotros. Si en el sueño nos mostramos agresivos, sin miedo, defendiendo lo nuestro se podrá traducir en que dominamos la situación que nos preocupa o llevamos entre manos. La rata representa lo enfermizo, lo actuado de mala fe, lo repulsivo, lo desagradable, lo desleal.

Soñar con ratones nos viene a decir que estamos preocupados más de la cuenta, por algo que apenas tiene importancia o no la que nosotros le damos. Nuestra timidez, nuestro miedo ante algún problema.

Si soñamos que el ratón o ratones han caído en una trampa, alude a que tememos que nos critiquen por algunas de nuestras acciones.

Si soñamos que los ratones se alimentan ávidamente de nuestra despensa nos sugiere que quizás haya otras personas que se estén aprovechando de nuestras buenas intenciones, de la confianza que hemos depositado en ellas, de nuestra buena fe.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

LA CAIDA DE DIENTES.

LA CAIDA DE DIENTES.

Los dientes forman parte de nuestra estética. Son fundamentales en nuestro rostro y para nuestra sonrisa. Si falta alguno, o varios ya no nos resultaría lo mismo. Soñar que se nos cae alguno ante nuestra sorpresa, creando desconcierto, asombro, etc. nos está sugiriendo que estamos perdiendo nuestra estima, nuestro amor propio. Miedo a envejecer.

En diferentes culturas desde la antigüedad los dientes han sido utilizados como signo de guerra. Los dientes son símbolos de vitalidad. Si nos falta alguna pieza puede representar nuestro temor a envejecer, a perdida de nuestro poder, a perder nuestro atractivo físico o espiritual. Creándonos una sensación de impotencia e inseguridad.

La extracción de dientes en la mujer está relacionado con el parto y en el hombre con el miedo a quedarse impotente. Si una mujer se los traga nos sugiere quizás un embarazo o miedo a quedarse embarazada. Si aparecen oscuros nos dice que prestemos atención a nuestra salud.


Soñar con dientes o que estos tomen relevancia en nuestros sueños pueden significar que estamos en proceso de maduración sexual por lo que al soñar que se nos caen podría estar relacionado con el cambio que va de la niñez a la adolescencia y a la madurez. Si el sueño lo tenemos en plena madurez nos está avisando que es hora de aceptar, de prepararnos hacia la vejez.

(Os iré trayendo de vez en cuando, el significado de los sueños más significativos, que más se repiten y preocupan. Podéis hacer sugerencias, de sueños que os dejaron intrigados. Aunque el sueño dependerá mucho del soñante y sus circuntancias. Podéis descubrir detalles en sus significados, que os ayuden.)

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres